Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Castilforte’

La historia de Castilforte nos refiere su origen en el siglo XII, cuando se realizó la repoblación de estas tierras por los reyes castellanos. Perteneció desde un principio al Común de Villa y Tierra de Huete, y luego, en el siglo XV. Comenzó su peregrinaje por diversos señoríos, hasta terminar en el de los Mendoza alcarreños, duques del infantado, que así se titulaban por ostentar el señorío de esta comarca, la Hoya del Infantado en torno al río Guadiela, donde asienta Castilforte.

El recuerdo ancestral de la Villa habla de la existencia de un castillo del que tomó el nombre el pueblo. Este alude, por supuesto, a un fuerte castillo del que hoy no se conoce emplazamiento. Con estos antecedentes, tanto de haber permanecido siempre al reino de Castilla, como de haber basado su razón de existir en la erección de un fuerte castillo dominante de su ondulado territorio, era evidente que se podían formar armas parlantes que además rehabilitarían el cuño usado por el pueblo en el siglo XIX.

En los archivos del Ayuntamiento de Castilforte existe un cuño de bronce del siglo XIX en el que aparece el timbre o escudo que utilizó la localidad en alguna temporada pretérita. Y además en el Archivo Histórico Nacional, en la sección de Sigilografía y cuños concejiles, se ha encontrado la existencia del mismo. Es por ello que ya existía un claro antecedente de escudo heráldico municipal para Castilforte, parece lógico en este sentido que, a la hora de rehabilitar el mismo, se acuda a la imagen que ya en anteriores tiempos ha tenido. En el momento actual, se encuentra este escudo en tramitación administrativa.

El blasonado es el siguiente: escudo español, de sinople, un castillo de oro mazonado y aclarado de sable, aterrazado en su color. Se acompaña el escudo de sendas ramas de olivo que entrecruzan sus palos en la parte inferior, y se timbra el escudo con la corana real cerrada.
Texto de: Antonio Herrera Casado, Antonio Ortiz García
Bibliografía: Heráldica municipal de Guadalajara.

Escudo de Castilforte

Read Full Post »

 

CASTILFORTE (vulgaridad de CASTILLO FUERTE): Villa con ayuntamiento en la provincia de Guadalajara. Partido judicial de Sacedón. Audiencia territorial de Madrid. Consejo de gobierno de Castilla la Nueva. Diócesis. de Cuenca.  
Situado en un cerro con libre ventilación y clima destemplado. 
Las enfermedades más comunes son constipados y reumas. 
Tiene 95 casas, la de ayuntamiento con cárcel, escuela de instrucción primaria concurrida por 22 alumnos a cargo de un maestro dotado con 8 fanegas de trigo.
Una magnífica fuente de buen agua que provee al vecindario para beber y demás usos domésticos.
Una iglesia parroquial (Nuestra Señora de la Asunción) servida por un cura párroco de entrada y de patronato real. 
Inmediato al pueblo se encuentran sobre un cerro las ruinas de un castillo, algunos cimientos de edificios y diferentes sepulcros de piedra, de los que también suelen descubrirse varios por el terreno. 
Confina el termino al Norte con Peralveche, al Este con Vindel y Alcantud, al Sur Valdeolívas, y al Oeste con Salmerón, a una legua en todas direcciones, dentro de el se encuentran unos 30 manantiales, algunos de aguas delgadas y ferruginosas. los desp. de Santiago, Casamentera, Corbilla y Zarzuelo. En la parte del Este a 1/4 de legua de distancia., un cerro llamado la Griega Castillejo en el que según tradición existió una fortaleza.
El terreno es quebrado y arenoso: comprende 2 trozos de vega regada por el río Garigay, cuyo paso facilitan 2 puentes y 2 bosques, uno de pinos y otro tallar. 
Los caminos que dirigen a los pueblos limítrofes de herradura y quebrados. 
El correo se recibe en la administración de Valdeolivas por un cartero que llega miércoles, viernes y domingos, y sale jueves, sábados y lunes. 
La producción es de trigo, aceite, vino, cebada, avena, judías, garbanzos, guijas, patatas, cáñamo, cerezas, nueces y alazor, cría de ganado vacuno, mular, lanar, asnal y cabrio. Caza de ciervos, corzos, liebres, conejos y perdices. Industria agrícola, un molino aceitero, otro harinero y un carpintero. Comercio exportación del sobrante de frutos e importación de los articulos de consumo de que carecen.
La Población es de .82 vecinos, 316 personas. 
Capital de producción  1.937,500 reales. Impuestos 112,500 reales. Contratos 7,719. Presupuesto municipal 3,000, se cubre con los productos y el déficit por repartos entre los vecinos y ganaderos.
Bibliografia: Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar
Escrito por Pascual Madoz
Publicado por Impr. de D. Madoz, 1850
Procedente de la Universidad de Oxford 

* Nota: El texto ha sido modificado para hacerlo más legible.

Imagen del texto original

castilforte

Read Full Post »

Científico español nacido en Castilforte (Cuenca) * en 1713 y muerto en Madrid en 1783. Rostriaga estudió en el Real Convento de Atocha de Madrid, donde se interesó por vez primera en los relojes. Fue aprendiz de Fernando Nizet, relojero de Fernando VI. En 1764 fue nombrado ingeniero de instrumentos de física y matemáticas y, más tarde, llegó a ser primer maquinista de física en el Real Seminario de Nobles. Rostriaga construyó colecciones de instrumentos con destino a la enseñanza en el Colegio de Artillería de Segovia y en los Reales Estudios de San Isidro. Construyó modelos del sistema copernicano, así como una amplia gama de instrumentos de física. Bajo la dirección de Jorge Juan, fabricó en 1770 bombas de vapor para los diques de Cartagena y el año siguiente, una esfera armilar y otros instrumentos astronómicos tradicionales, al estilo medieval, para ser presentados al rey de Marruecos. Para el canal de Murcia hizo un nivel de cruz y aplomo de un tipo perfeccionado por Christiaan Huygens. Su hijo Leocadio construyó compases geodésicos, pantómetros y barómetros de mercurio en la última década del siglo XVIII. Bibliografía: Disquisiciones náuticas, vol. VI, pp. 586-589, (Madrid: Aribau, 1881). * : Antiguamente Castilforte perteneció a la provincia de Cuenca.

 

http://castilforte.awardspace.com

Read Full Post »

Diego Rostriaga y Elías Gil son los nombres de estos dos hijos ilustres. Diego nació en los comienzos y Elías casi al final del siglo XVIII. Mucho ha llovido desde entonces, pero aun el pueblo los sigue recordando con veneración y cuenta de ellos cosas admirables. Una de las principales calles del pueblo esta dedicada a Elías. Diego Rostriaga, con alguna celebridad más de su familia, la tendrá muy pronto. Diego Rostriaga nació en Castilforte en el año 1713 de una familia de labradores. En su tiempo se alzó a los más altos estamentos de la sociedad española, dedicándose a las artes útiles cuando casi todo andaba en el mundo aún sin descubrir. Fue relojero e instrumentario; su fama llegó muy pronto a la Corte de las España. Estudiante de Latín, de Filosofía, de Matemáticas y de Mecánica aplicada a las artes, comenzó a construir por encargo para el entonces príncipe de Asturias y luego el rey Carlos III, máquinas neumáticas, pirómetros y otros instrumentos de Física y de Cálculo. En 1770 se encargaría de construir, con los escasos medios de entonces, las bombas de vapor que se utilizarían para poner en pie los diques de Cartagena. Algunos de los relojes del Palacio Real, del Buen Retiro y de la antigua Aduana (luego Ministerio de Hacienda), así como los del convento de San Pascual de Aranjuez, salieron de sus manos y de su ingenio simpar. Una escopeta de viento, que hasta no hace mucho existió en el instituto San Isidro de Madrid, y dos esferas armilares de la Biblioteca Nacional, son igualmente obra suya. Nobles y grandes de la más alta sociedad de su tiempo se honraron con su amistad con poseer alguna obra suya (brújulas geodésicas, pantómetras, barómetros de mercurio), entre ellos el propio Rey. Murió en Madrid en el año 1783.

 

http://castilforte.awardspace.com

Read Full Post »

Elías Gil

A Elías Gil, lo conocen en Castilforte los mas viejos del lugar por “El Indiano”, fue uno de aquellos españolitos de abiertos horizontes, o de apremiante necesidad como fue su caso, que hace doscientos años marchaban a las Américas en busca de fortuna, y que volvían al cabo del tiempo, muchos de ellos, cargados de riquezas. La literatura popular de la época tuvo, en muchos pueblos y villas de España, tema abundante para contar y decir de sus famosos indianos. Familia humilde y de muchos hijos fue la de este Elías Gil. Siendo niño, se vio obligado a salir del pueblo para sobrevivir. En Madrid vivió en la casa de un tío suyo que trabajaba en la capital de España como empleado del Consejo de Indias. Un amigo de aquel tío suyo se lo llevó con él a América cuando solo contaba con 11 años. Murió su protector a poco de llegar. El pequeño Elías tuvo que abrirse camino en el Nuevo Mundo sin haber llegado siquiera a la adolescencia, es decir a la edad mínima precisa para ganarse la vida en un trabajo fuera de cualquier responsabilidad. Consiguió una fortuna importante en el mundo de los negocios y con ella se vino a España años después. Destacó por sus ideas liberales en aquel Madrid de la Fontana de Oro y de los sucesivos cambios de gobierno en la tercera década del siglo XIX. Hizo donaciones importantes a su pueblo natal; pero, por cuestiones políticas, al parecer en ciertos momentos a contrapelo de sus ideales y de la fama que se había conseguido ganar en la villa y corte, tuvo que escapar y volver de nuevo en un segundo viaje a tierras americanas. Los negocios que emprendió en esta ocasión, le fueron mejor todavía que la primera vez, pues conocía las gentes y los mercados que en las tierras el Plata tantas fortuna alimentaron para los aventureros que desde la “Madre patria” dieron en llegar allí con nuevas miras. Dedicó Elías Gil una buena parte de su fortuna a engrandecer su pueblo, a costear las mejoras que Castilforte precisaba para que los 320 habitantes que el pueblo tenía por aquellos años, vivieran con mejores servicios o con mayor holgura, según los casos. Todavía queda a la vista de todos en la Calle Mayor la señorial fachada de su viejo palacete. Costeó, como simple detalle, la fuente pública; durante largo tiempo envió dos mil duros cada año (era una fortuna) para que se repartieran en limosnas; atendió muchos de los gastos de la iglesia local: arreglos del edificio y vestiduras sagradas, sobre todo; dotó a varias chicas casaderas pobres; se puso a su costa un reloj municipal, y pagó diez reales por árbol a cada uno de sus paisanos que plantaran olivos en tierras de su propiedad. Siendo muy anciano cruzó el Atlántico y vino a España sólo a reconocer a su pueblo y a despedirse de el. Finalmente, próxima a su muerte, dedicó veinte mil reales para que se compraran una casa medianamente digna para vivienda del maestro, a quien recordó especialmente cuando notó que la vida para el llegaba a su fin. Murió en Montevideo a punto de cumplir 75 años. Una rara especie de hombre, un filántropo de mejor madera. Un señor de los antes, dicen en su pueblo, que debido a su comportamiento como “loco de generosidad”, doscientos años después las buenas gentes de Castilforte pronuncian su nombre con respeto, con gran cariño, casi con veneración, tres ramas al fin del maltrecho árbol de gratitud.

 

http://castilforte.awardspace.com

Read Full Post »

Construida por Diego Rostriaga, Madrid. Modelo inglés de máquina neumática, destinada a hacer el vacío en el interior de la campana de vidrio. Para ello, dos bombas succionaban el aire alternativamente. Fue fabricada en Madrid, por el constructor español Diego Rostriaga (1713-1783), para los Reales Estudios de San Isidro.

1985-004-0723_1

Read Full Post »

Construido por Diego Rostriaga, Madrid. Durante el s. XVIII nacen y se perfeccionan los primeros dilatómetros, permitiendo elaborar tablas suficientemente exactas de coeficientes de dilatación lineal, muy utilizados por científicos e ingenieros en tiempos posteriores. Este fue utilizado como instrumento de demostración ya que por su propia construcción era imposible medir con precisión los coeficientes de dilatación lineal de distintos materiales.

1985-004-0734_1

Read Full Post »

Older Posts »